jueves, 24 de febrero de 2011

De Santiago de Cuba a Panamá, el relato de un periodista, hijo de dos ganadores del Miró

Por: Alberto Sánchez Belisle
El editor de cierre es el eslabón más incomprendido del periodismo escrito, considera Rogelio Antonio Córdova Ochoa, quien en los últimos cinco años ha tenido esa responsabilidad en el popular diario tabloide El Siglo de Panamá.

Sentado en su residencia y sosegado luego de ver por televisión con amistades el empate 1-1 entre las selecciones de fútbol de Panamá y Jamaica, Córdova Ochoa explica que muchas personas creen que el reportero -quien busca la noticia en la calle- es el que elabora la edición del día siguiente. “Lo que usted lee en la mañana es la obra del editor de cierre”,sentenció.

Córdova Ochoa puntualizó que dentro de sus responsabilidades diarias en el rotativo tiene que titular, diagramar páginas, ajustar fotografías,colocar estadísticas, en fin, hacer todo lo que se le ocurra para ofrecer al público un diario llamativo.

Graduado de periodismo en 1991, en la Universidad de
Oriente de Santiago de Cuba, donde también aprobó siete materias adicionales logrando un Máster Degree que es reconocido por la UNESCO, nos narra que le fascina la literatura y la pintura.

La razón de estas inclinaciones culturales, piensa que las ha heredado de sus padres, José Antonio Córdova y Moravia Ochoa, ambos ganadores del premio de literatura panameña Ricardo Miró, en el género cuento. “Quizás esa combinación de intelectuales de las letras panameñas, tanto de mi padre, como de mi madre haya constituido una especie de mescolanza genética que me ha impulsado a desenvolverme en el periodismo y la pintura”, expresó.

Alto, de contextura atlética, tez clara y cabello negro, Córdova Ochoa reacuerda que al regresar a Panamá graduado de Cuba inició su carrera periodística en el diario tabloide “Hoy” cuyo director era el veterano periodista y abogado, Miguel Ángel Moreno Góngora. Tras el cierre de este rotativo por problemas financieros, pasó a laborar en el Diario El Siglo y poco tiempo después a “La Decana” de la prensa panameña, La Estrella de Panamá, donde trabajó tres años.
En 1999, regresa a El Siglo donde por un tiempo llegó a ocupar el cargo de subdirector. Ahora es editor
de cierre y encargado de la sección de noticias internacionales y de opinión del rotativo.

“El Siglo me ha dado en estos momentos, la oportunidad de expresar en una columna mi punto de vista político, ante lo cual recibo constantes e-mails, cartas y llamadas telefónicas para sugerirme temas o denuncias sobre determinados hechos”, manifestó.

Balseros cubanos en el Canal


Sobre su experiencia profesional, recuerda laborando en La Estrella de Panamá, le tocó cubrir todo lo relacionado con la estadía de los refugiados cubanos en campamentos militares estadounidenses en las riberasdel Canal de Panamá.

Panamá fue noticia internacional cuando los cubanos se amotinaron e hirieron a varios militares estadounidenses en los campamentos, lo que provocó una represión sistemática por parte de los efectivos del entonces Comando Sur acantonado en Pan
amá. “Fue impresionante como los cubanos, hombres y mujeres, iban en toallas, pero no se permitía tomar fotos. Considero que eso fue una denigración de esas personas, cuyo único delito fue huir de su país porque creen que lo gobierna una dictadura”, indicó Córdova Ochoa.

Agregó que veía a los refugiados cubanos como unos miserables, daban lástima y para colmo los “gringos” les ponían música rock, cuando a estas personas, lo que les gusta es la salsa y el son. Además los carceleros estadounidenses (militares) los encerraban en cuartos oscuros (berlinas) si osaban tener sexo con sus parejas.

“Allí, tres cubanos que me imagino en algún momento de su vida fueron parte de la Juventud Comunista de Cuba, se ahogaron en las aguas del Canal cuando huían de la represión militar estadounidense que controló el amotinamiento”, expresó Córdova Ochoa.

Retomando el ejercicio del periodismo, recomendó a los que deseen dedicarse a esta profesión a ser investigadores y leer de todo, en particular obras periodísticas y literarias.

Córdova Ochoa se despide diciendo a todos los noveles periodistas que esta profesión es dinámica, no tiene horario, la noticia ocurre en cualquier momento, por ello, no se deben guardar mucho tiempo los datos porque “la primicia de hoy se convertirá en papel periódico para envolver pescado mañana”.

pd: Entrevista hecha en el año 2004 para el taller del Diplomado en Creación Literaria impartido en la Universidad Tecnológica de Panamá bajo la coordinación del Prof. Enrique Jaramillo Levi.

2 comentarios:

  1. Excelente!!!!. Me alegra que aquel compañero serio y de pocas palabras de la Universidad Oriente, allá a finales de la década de los 80, del siglo pasado se haya transformado en uno de los periodistas más exitosos de Panamá... Felicidades Panita!!!!
    No es para menos que aquellas acaloradas discusiones en clase, dieran un buen fruto.
    Marco Leandro, reportero, DIARIO EXTRA, Costa Rica.

    ResponderEliminar
  2. Fue parte de la hemernéutica de la Universidad de Oriente y de la vida en sí, compañero Marco Leandro...jejeje gracias

    ResponderEliminar

Bendiciones!

Alter Brigde

Pedaleando

Transporte socialista y Revolucionario...jajajaja Pedaleando II

East PTY Caña Blanca

East PTY Caña Blanca

East PTY

East PTY

Puente Centenario PTY

Puente Centenario PTY

Coastway PTY

Coastway PTY

Campiña interiorana. ¡Viva Panamá!

Campiña interiorana. ¡Viva Panamá!

Hermosa vista desde el Coastway. Los gringos añoran Panamá

Hermosa vista desde el Coastway. Los gringos añoran Panamá
De hecho muchos son los estadounidenses que ven a Panamá como un destino para quedarse a vivir. Lo malo, es que viene mucha gente de otros lugares del mundo imaginando que puede hacer fortuna. Si tienes dólares puedes lograrlo. Si no tienes dólares...Vete a Miami.

Coquira Port. East PTY

Coquira Port. East PTY
good fish and good brews

Sólo para millonarios

Sólo para millonarios
Más del 50% de la energía eléctrica que se consume va dirigida a los centros comerciales. Y así nos suben el precio de tarifas eléctricas como si tuviéramos culpa de ello. No es justo. WTF!