Lectores del Blog

lunes, 10 de octubre de 2011

Por qué nos quejamos tanto?

Hola estimados amigos del blog, a continuación las reflexiones de la distinguida periodista Ana Gálvez, que como ustedes, cree en esta página de contenidos varios. Esperamos sus respectivos comentarios que le puedan dispensar a este interesante tema.
Por: Ana Gálvez
Para Gálvez resulta cínico involucrar a Dios en las quejas.
El ser humano se acostumbra a esta situación que se vuelve parte de la vida cotidiana.

Muchas veces sentimos
que estamos atados a un círculo vicioso, donde no encontramos la salida y damos vueltas y vueltas terminando finalmente quejándonos de las mismas cosas.
Pareciera un disco rayado, pero varias veces me ha tocado escuchar a mis amigos que por más de 20 años se han estado quejando de lo mismo  “¿Por qué la canasta básica aumenta? ¿Por qué la gasolina sube tanto? ¿Por qué llueve tanto? ¿Por qué hace tanto calor? ¿Por qué dios me castiga tanto? ¡Qué cinismo involucrar a dios!..
Siempre les digo: todo tiene solución, menos la muerte y trato de darles alternativas para que resuelvan sus problemas, pero la negatividad y la mala vibra es tan grande que hacen que vivan siempre en la oscuridad.
Hasta en las editoriales gráficas hay quejas por el costo de la vida
Una queja es una expresión de dolor o pena, la queja también puede expresar desazón, disconformidad, enojo o resentimiento.
La realidad es muy compleja y, en el intento de entenderla, a veces prescindimos de ciertos elementos. Nos quedamos con lo que nos conviene, con lo que reafirma nuestras convicciones. Si éstas se basan en que la vida es una mierda”, cualquier cosa que ocurra alrededor lo confirmará.
Puede sonar demagógico, pero el simple hecho de tener una cama donde dormir y alimento cada día, ya es como para estar contentos. Hay que poner el ojo en lo que se tiene y no en lo que falta, porque si vivimos pendientes de lo que no tenemos, siempre nos faltará algo y como dice mi gran y mejor amiga Feriana Espinosa; hay gente que no tienen zapatos, sin pensar que hay algunas personas que no tienen ni siquiera los pies.
El propósito no es dar vueltas en círculos y quejarnos por los próximos veinte años, sino actuar y darles gracias a dios por existir. Debemos tratar de vivir nuestra vida con una máxima metafísica que dice: “No condenes, no critiques y no te quejes”.

3 comentarios:

  1. Muchas veces, la queja es un desvío de responsabilidad, una bomba de humo para que los ojos del auditorio se dirijan a detectar a un culpable presunto, que, por supuesto nunca coincide en la persona del quejoso.

    http://enfugayremolino.blogspot.com 

    ResponderEliminar
  2. ES VERDAD TU PENSAMIENTO, SIEMPRE ALGUIEN TIENE MENOS, SUFRE MAS...
    LA AVENTURA DE VIVIR NOS SORPRENDE CON LOS DESEOS QUE CREA EN NOSOTROS AQUELLAS COSAS QUE DESEAMOS, Y QUE MUCHOS NO ENTENDEMOS QUE EL DESEO IMPLICA LUCHA, LUCHA CONTRA EL, O POR CONSEGUIRLO, MUY BUENA REFLEXIÓN, DEJO MIS SALUDOS QUERIDA AMIGA PERIODISTA

    ResponderEliminar
  3. Quejarse, una especie de catarsis ante la impotencia.

    ResponderEliminar

Bendiciones!

Alter Brigde

Pedaleando

Transporte socialista y Revolucionario...jajajaja Pedaleando II

East PTY Caña Blanca

East PTY Caña Blanca

East PTY

East PTY

Puente Centenario PTY

Puente Centenario PTY

Coastway PTY

Coastway PTY

Campiña interiorana. ¡Viva Panamá!

Campiña interiorana. ¡Viva Panamá!

Hermosa vista desde el Coastway. Los gringos añoran Panamá

Hermosa vista desde el Coastway. Los gringos añoran Panamá
De hecho muchos son los estadounidenses que ven a Panamá como un destino para quedarse a vivir. Lo malo, es que viene mucha gente de otros lugares del mundo imaginando que puede hacer fortuna. Si tienes dólares puedes lograrlo. Si no tienes dólares...Vete a Miami.

Coquira Port. East PTY

Coquira Port. East PTY
good fish and good brews

Sólo para millonarios

Sólo para millonarios
Más del 50% de la energía eléctrica que se consume va dirigida a los centros comerciales. Y así nos suben el precio de tarifas eléctricas como si tuviéramos culpa de ello. No es justo. WTF!