Lectores del Blog

lunes, 20 de junio de 2016

Entre la necesidad y la ambición desmedida

Lo que viene a continuación es controversial, porque la prostitución tiene diversos matices, no hay un denominador común del cómo se ejerce y bajo qué condiciones, excepto el de poder llevar sustento o dinero a familiares como los hijos, y lo demás, el de costearse gustos en ropas, lujos, acumular dinero para comprarse apartamentos en sus países de origen en el caso de las extranjeras, y en cuanto a las locales, pues les van mal debido a que unicamente consiguen para vicios o cuidar también a los hijos. 

En Panamá, con esto del Crisol de Razas (proyecto del gobierno anterior en la que se legalizaron más de 50 mil extranjeros que vinieron a buscar fortuna) muchas extranjeras andan felices por ahí en casinos y discotecas, clubes exclusivos para gente adinerada. Llevan un modo de vida moderno en cuanto a atenderse sus caprichos, pequeños lujos, nada les falta, sólo el calor del hogar que dejaron por necesidad, necesidad de tener más de lo que pudiera dejar un trabajo como dependienta en un comercio o vendedora de empanadas en su lugar de orígen. Según dicen y de forma lastimera que la prostitución no es una elección, sino una ausencia de oportunidades. Pero, lo dudo, cuando veo chicas universitarias panameñas que se revuelcan con viejos millonarios, quienes les ponen apartamentos o 'niditos de amor', en la que queman a sus viejas y pellejudas esposas. Aquí no vemos necesidad de trabajo, sino de tener miles de dólares para costearse caros celulares, equipos de sonidos, autos y demás cosas suntuarias.




Las meretrices usan incluso las redes y de forma libre
sin proxenetas que las violenten, pues ya es cosa del pasado siglo


Aquí les dejo a  Tanja, la puta amargada, quien relata su al parecer, pésima experiencia en el oficio allá por el viejo mundo, es decir, Europa. Experiencia que probablemente hubiera sido productiva en Panamá...¿o no?

Del libro 'Prostitution Narratives: Stories of Survival in the Sex Trade (Spinifex Press) Testimonio de Tanja Rahm


Tanja Rahm


"Querido cliente:

Si piensas que alguna vez me he sentido atraída por ti, estás terriblemente equivocado. Nunca he deseado ir a trabajar, ni siquiera una vez. Lo único en mi mente era hacer dinero, y rápido.

Que no se confunda con el dinero fácil; nunca fue fácil. Rápido, sí. Porque rápidamente aprendí los muchos trucos para conseguir que te corras pronto para poder sacarte de mí, o de debajo de mí, o de detrás de mí.

Y no, nunca me excitaste durante el acto. Era una gran actriz. Durante años he tenido la oportunidad de practicar gratis. De hecho, entra en la categoría de multitarea. Porque mientras tú te tumbabas ahí, mi cabeza estaba siempre en otra parte. En algún sitio donde no tuviese que enfrentarme contigo acabando con mi respeto hacia mí misma, ni pasar 10 segundos pensando en lo que ocurría, o mirándote a los ojos.


Si pensabas que me estabas haciendo un favor por pagarme por 30 minutos o una hora, te equivocas. Preferiría que hubieses salido y entrado tan rápido como pudieses. Cuando pensabas que eras mi príncipe azul, preguntándome qué hacía una chica como yo en un sitio como ese, perdías tu halo cuando pasabas a pedirme que me tumbase y centrabas todos tus esfuerzos en sentir mi cuerpo todo lo que pudieses con tus manos. De hecho, hubiese preferido si te hubieses tumbado de espaldas y me hubieses dejado hacer mi trabajo.

Cuando pensabas que podías estimular tu masculinidad llevándole al clímax, debes saber que lo fingía. Podría haber ganado una medalla de oro por fingir. Fingía tanto, que la recepcionista casi se caía de la silla riéndose. ¿Qué esperabas? Eras el número tres, o el cinco, o el ocho de ese día.

¿De verdad pensabas que era capaz de excitarme mental o físicamente haciendo el amor con hombres que no elegía? Nunca. Mis genitales ardían. Del lubricante y los condones. Estaba cansada. Tan cansada que a menudo tenía que tener cuidado de no cerrar mis ojos por miedo a quedarme dormida mientras mis gemidos seguían con el piloto automático.

Si pensabas que pagabas por lealtad o charlar un rato, debes volver a pensar en ello. No me interesaban tus excusas. Me daba igual que tu mujer tuviese dolores pélvicos, o que tú no pudieses salir adelante sin sexo. O cuando ofrecías cualquier otra patética excusa para comprar sexo.

Cuando pensabas que te entendía y que sentía simpatía hacia ti, era todo mentira. No sentía nada hacia ti excepto desprecio, y al mismo tiempo destruías algo dentro de mí. Plantabas las semillas de la duda. Duda de si todos los hombres eran tan cínicos e infieles como tú.

Cuando alababas mi apariencia, mi cuerpo o mis habilidades sexuales, era como si hubieses vomitado encima de mí. No veías a la persona bajo la máscara. Solo veías lo que confirmaba tu ilusión de una mujer sucia con un deseo sexual imparable.

De hecho, nunca decías lo que pensabas que yo quería oír. En su lugar, decías lo que necesitabas oír. Lo decías porque era necesario para preservar la ilusión, y evitaba que tuvieses que pensar cómo había terminado donde estaba a los 20 años. Básicamente, te daba igual. Porque solo tenías un objetivo, y era mostrar tu poder pagándome para utilizar mi cuerpo como te apeteciese. (Continuará si hay comentarios)

Si desea saber más sobre cómo termina esta carta, dejen sus comentarios aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bendiciones!

Alter Brigde

Pedaleando

Transporte socialista y Revolucionario...jajajaja Pedaleando II

East PTY Caña Blanca

East PTY Caña Blanca

East PTY

East PTY

Puente Centenario PTY

Puente Centenario PTY

Coastway PTY

Coastway PTY

Campiña interiorana. ¡Viva Panamá!

Campiña interiorana. ¡Viva Panamá!

Hermosa vista desde el Coastway. Los gringos añoran Panamá

Hermosa vista desde el Coastway. Los gringos añoran Panamá
De hecho muchos son los estadounidenses que ven a Panamá como un destino para quedarse a vivir. Lo malo, es que viene mucha gente de otros lugares del mundo imaginando que puede hacer fortuna. Si tienes dólares puedes lograrlo. Si no tienes dólares...Vete a Miami.

Coquira Port. East PTY

Coquira Port. East PTY
good fish and good brews

Sólo para millonarios

Sólo para millonarios
Más del 50% de la energía eléctrica que se consume va dirigida a los centros comerciales. Y así nos suben el precio de tarifas eléctricas como si tuviéramos culpa de ello. No es justo. WTF!